Cada vez hay más gente que utiliza su tarjeta de crédito de forma irresponsable, y que no cuidan los intereses generados por falta de pago. Lo ideal es que una persona no destine más de 30% de su ingreso mensual al pago de sus deudas, por lo que la mayoría de deudores tienen un déficit de ingreso al tratar de saldar los pagos mensuales.

Lo primero que debes hacer es separar por lo menos 10% de tus ingresos mensual.

Enlista tus deudas. Por cada una de ellos debes hacer la siguiente operación: el monto de la deuda entre la mensualidad o el pago mínimo. El resultado son los meses que tardarás el liquidar la deuda.

Clasifica tus gastos mensuales en grupos razonables de “imprescindible”, “prescindible” y “deseable”. Las cosas “imprescindibles” son aquellas que causarán daños si no las compras: comida, alquiler, medicinas, comida para animales, etc. también elabora un presupuesto basado en el registro de tus gastos.

Por último, usa únicamente dinero en efectivo.

¿Conoces más tips para ahorrar dinero? Envíanos un e mail